Independizarse a los 30, ¿Es factible?

Llega un momento en la vida de toda persona, donde es necesario tomar decisiones cruciales, que marcaran el rumbo de tu devenir para siempre.

Una de las más importantes sin duda es la de irse de la casa familiar. Abandonar el nido es ley de vida e imprescindible para el desarrollo personal de cualquiera, aunque es un momento en el que por lo general, nos damos también cuenta de lo protegidos que hemos estado hasta el momento, en el regazo familiar.

Tomada esta decisión trascendente, nos encontramos con innumerables problemas, angustias y quebraderos de cabeza, que nos producen gran desazón:

– Alquilar o comprar

– ¿Si lo hago solo, podré hacer frente a todos los gastos?

-¿Estoy pagando un precio justo?

– ¿Porqué las administraciones públicas no nos facilitan más estos trámites y gastos?

-¿Mi salario y mis oportunidades laborales van a ser las óptimas?….

En definitiva, un sinfin de pensamientos nos sacuden nuestro estilo de vida en ese momento, ya que para tomar una decisión tan crucial como esta, deberíamos de tener muchas más certezas.

Supongo que muchos de los que podais leer esto, os sentireis bien identificados con el sentir de mis palabras.

Yo ahora mismo me encuentro en este momento y me encantaria que me aportarais, vuestro punto de vista, vuestras experiencias, éxitos y fracasos en esta materia, para así entre todos, poder sacar conclusiones que nos orienten o como mínimo nos consuelen, externalizar nuestras zozobras hace que nos sintamos un pelín más reconfortados.